El clicker para el adiestramiento canino

El clicker es un pequeño accesorio que se usa como método de entrenamiento y adiestramiento en perros. El objeto en sí es simplemente un dispositivo minúsculo que al presionarlo produce un sonido parecido a un “click”. El uso de este elemento se basa en la educación en positivo, con el tiempo diversos estudios han certificado que cualquier animal es mucho más adiestrable con métodos de refuerzo positivo que no con rigidez militar.

Los adiestradores lo que hacen es apretar el clicker en el preciso instante en el que el perro ha obedecido la orden y justo después del “click” le premian con caricias o golosinas para perros, es de esta manera que el animal asocia el click como algo muy positivo por lo que cuando le des una orden con él en la mano querrá escuchar su sonido que implicará algo mejor. Sin duda, es el adiestramiento que tu perro necesita para cumplir órdenes sin recurrir a técnicas perjudiciales para él.

Cómo adiestrar perros con clicker

El método del clicker es lo que se llama un reforzador condicionado que vendría a significar que es un estímulo neutro, un objeto que en un principio no tiene ningún valor ni atracción para el perro pero que al asociarlo de manera reiterada a un reforzador primario se le está dotando de valor. Por lo que, si hacemos click e inmediatamente le damos una golosina a nuestro perro, y lo hacemos en repetidas ocasiones, de forma que el can haya atado cabos ligando el click a un premio, y es entonces cuando podremos afirmar que “el clicker estará “cargado”, es decir que ya puede servir para reforzar conductas.

Una ventaja del clicker frente a otros métodos de adiestramiento efectivos es que no se necesitan conocimientos de la psicología perruna, ni ser etólogo o adiestrador profesional, el propio amo puede poner en práctica este método sin miedo a equivocarse y que tenga una repercusión negativa sobre la conducta del animal.

Pero este curioso aparato no tan solo podremos usarlo para adiestrar a nuestro perro, sino que podemos usarlo incluso como premio positivo frente a conductas espontáneas, un ejemplo es, si tenemos niños pequeños en casa que puedan incomodar y molestar al animal. Si un niño le tira del rabo a su perro y la primera reacción del perro no es ladrarle o gruñir, sino apartarse y mostrar paciencia, podemos premiarle por ese buen comportamiento “dándole un click”. De modo que el clicker no servirá simplemente para que eduques a tu perro, sino que además ayudará a que mejores tu comunicación con él.

3 consejos para el uso del clicker

  • Recuerda que para que tu perro asocie el estímulo positivo al click y así realizar las ordenes bien debes repetir en muchas ocasiones el patrón: orden-click-premio.

  • No pierdas la coherencia no le des al click sin premiar o viceversa, nunca premies sin darle al clicker porque entonces dejará de entender la finalidad del entrenamiento.

  • Una vez asentado el método el simple “click” llegará a ser un sustituto de las golosinas o al menos reducirá considerablemente la necesidad de su uso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *